Vibrante y encastada corrida de Cebada Gago

FERIA DE LA MADELEINE

Vibrante y encastada corrida de Cebada Gago en Mont de Marsan

En Mont de Marsan

Rafaelillo y Pérez Mota, muy valientes, lograron cortar una oreja

Por Jean Louis Haurat

Mucha edad tenía el primero, que se quedó corto de salida en el capote de Rafaelillo. Tras dos buenas entradas al caballo, el toro desarrolló mal estilo y el torero murciano le plantó cara con dignidad y mucho valor ante la manera de revolverse del burel. Una dura batalla de la que salió en vencedor, culminándola con una gran estocada hasta las cintas. El tercio de varas de el cuarto fue un espectáculo memorable. Juan José Esquivel se rehizo del primer derribo, para dejar tres puyazos más posteriormente, el cuarto extraordinario. La gente en pie. Pese a ello el de Cebada llegó a la muleta con empuje encontrándose de nuevo con un Rafaelillo entregadísimo, que le dio fiesta con coraje por ambos pitones. Mejor al final del trasteo que al principio, matando de un sensacional volapié que hizo rodar al toro sin puntilla. Cortó una oreja invitando a su picador a acompañarle en la vuelta al ruedo en un bonito gesto.Muy astifino el segundo, que se tapaba por la cara, no realizó nada destacable en los primeros tercios. Fue un toro noble en la muleta, algo que aprovechó Javier Castaño, con tres tandas de derechazos sensacionales, de toreo largo y templado.
Al natural el toro no era el mismo. De nuevo sobre la diestra, el leonés toreó cargando la suerte y muy de verdad, siendo voletado sin consecuencias en un descuido. Mató de una estocada un tanto desprendida y saludó una fuerte ovación. “Dormilón” se llamaba el quinto, que fue un gran toro. Como dormida pareció la presidencia para no concederle la vuelta al ruedo. Tito Sandoval le cuajó un gran tercio de varas y Javier Castaño estuvo voluntarioso pero sin llegar a aprovechar las condiciones del animal, que embistió con profundidad y emoción. Lo mejor llegó en algunos compases sobre la diestra antes de marrar con los aceros y ser silenciado.Pérez Mota le cortó la oreja al tercero. De nuevo los dos primeros tercios transcurrieron sin historia, con un toro que calamocheaba pero al que el gaditano supo retener en la muleta en una faena que tuvo mucha emoción, basada sobre el pitón derecho. Mucho mérito. Manoletinas finales en las que resultó cogido antes de tirarse a matar de verdad.

 

Mont de Marsan (Francia), 25 de julio de 2015. Toros de Cebada Gago, desiguales de presencia pero de variado y emocionante juego, tomando un total de 20 puyazos. Destacó por su bravura el 5º, de nombre Dormilón. Rafaelillo, vuelta al ruedo y oreja;Javier Castaño, ovación con saludos y silencio; Pérez Mota, oreja y palmas. Entrada: Lleno. Saludaron Ángel Otero y Fernando Sánchez tras parear al segundo. Esquivel y Sandoval protagonizaron dos emocionantes tercios de varas.

Redacción

Author: Redacción

Share This Post On

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This