Los 10 mandamientos de Frascuelo

frascuelo

Los 10 mandamientos de Frascuelo. (Foto: todocolección.net)

El licenciado Juan Lamarca, siempre atento y avizor, publica este documento siempre sugerente aunque alguna de sus máximas haya perdido el brillo más allá del tiempo de haberse promulgado que constituyen los 10 mandamientos de Frascuelo.

Es seguro que muchos aficionados y lectores de temas taurinos lo tengan asumido….. Pero nunca sobra publicarlo.

Salvador Sánchez Povedano, más conocido como “Frascuelo”. Un hombre que ejerció de torero dentro y fuera de la plaza y que, para ejemplo de quienes quisieran ser toreros, dejó en herencia un decálogo de ética que todo el mundo taurino conoce como:

LOS DIEZ MANDAMIENTOS DE FRASCUELO

  • Primero: Amar a Paquiro sobre todas las coletas.
  • Segundo: No jurar que vas a meterte en el morrillo de los toros para luego no arrimarte nada.
  • Tercero: Santificar la fiesta española, entendiéndose que santificarla no es tirar el pego. (Tirar el pego. Locución en desuso que quería decir hacer trampa en el juego de las cartas)
  • Cuarto: Honrar a la afición que da cuanto se le pide y más de lo que puede.
  • Quinto: No matar como Rafael el Gallo.
  • Sexto: No amolar tanto a los toros ni a los espectadores. (Amolar, vocablo muy utilizado en México pero perdido en otras naciones habla castellana significa no molestar o fastidiar)
  • Séptimo: No hurtar las ingles a las arrancadas de los astados, ni hurtar tantos billetes como se viene haciendo.
  • Octavo: No decir en los telegramas que tú estuviste colosal y tu compañero desastroso.
  • Noveno: No desear la cupletista o súper-tanguista de tu prójimo.
  • Décimo: No codiciar el contrato del colega; ni el colchón del zapatero, del hojalatero y del tapicero, cuando el colchón va a la casa de empeños para luego no ver más que huir a los toreros de arriba, de abajo, de la derecha y de la izquierda.

RETRATO DE FRASCUELO

Como cierre de esta breve semblanza, dejaremos en el aire estos versos de María Victoria Atencia, extraídos de su libro “La intrusa”.

Montera sobre el muslo, pie pequeño, entrecejo/
poblado, el fogonazo del magnesio detiene/
en tu recuerdo al toro y en el sepia tu imagen,/
como tuvo la tarde tu capote en suspenso./
Yo te quito las medias de seda rosa, el luto/
rural de tu corbata, que en la cómoda cubren/
mi peina de carey, mi mantilla de blonda.

Nota de Redacción: Con todo el tiempo que ha pasado desde la publicación de este “decálogo” atribuido a Salvador Sánchez Povedano, más conocido como “Frascuelo” (1842-1898). Si cambiamos los nombres por los coletas de hoy, veremos que tiene una vigencia que curiosamente lo hace actual.

Redacción

Author: Redacción

Share This Post On

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This