Al descubierto, la suerte, Pamplona, Miura

Matando al descubierto

Iván Fandiño en Madrid

Por Dionisio San Miguel 

Iván Fandiño decidió hace tiempo que iba ser figura y en casi diez años de alternativa no ha dejado de dar pasos firmes hacia su objetivo, no siempre bien reconocidos. En su primer compromiso de la Feria de San Isidro, martes y trece de mayo, con una oreja cortada, decidió saltarse varios escalones cerrando su actuación y abrochando el triunfo arrojándose sin muleta, al descubierto entre los cuernos del quinto Parladé para darle muerte.

Espeluznante pero maravillosa locura que dejó boquiabierta a la primera plaza del mundo, y que sitúa al torero de Orduña en un escalón muy cercano a los que hoy llaman G-5 (José Tomás juega en otra Liga). Y es que Fandiño manda en su hambre, y se había cansado de llamar a la puerta con regular resultado.

Lo de al descubierto, una locura que no lo es tanto si se tiene en cuenta que el matador vasco lleva casi diez años de alternativa y al menos tres temporadas a las puertas de ese triunfo incontestable que le permitiera competir en los carteles de relumbrón del circuito taurino.

El madrileño Angel Gómez Escorial, Por no remontarnos mucho, el último matador que mató sin muleta, al descubierto, si no me faltan datos, fue, quien también hizo lo propio en Pamplona, y con un Miura, por asegurarse un sitio el año siguiente, y para agradecer el respeto y reconocimiento de la Casa de Misericordia.

Angel-gomez-escorial-miura-2003

Angel Gómez Escorial al descubierto en los “sanfermines” de 2003 (Foto: Arjona)

PAMPLONA, 13 de Julio de 2003. Novena de la feria de San Fermín. Toros de Eduardo Miura para, Fernández Meca, Juan José Padilla y Gómez Escorial (palmas y vuelta).

(6TOROS6,) “UN GESTO Y UNA PUERTA GRANDE. Gómez Escorial al ver que se le iba la tarde-a pesar de estar dignísimo y valentísimo con un impresionante lote de “miuras”- entró a matar al descubierto, al toro que cerraba plaza. Aquello fue como lanzarse de un avión sin paracaídas. Vamos un suicidio. una locura que dejó muda a toda la plaza. El de Miura, cornalón y astifino, con gran anchura de cuna, altísimo y largísimo, imponía ya sólo por esa desmesurada presencia. No parecía un toro de lidia ni por asomo, pero, por obligación, tenía que estar en la que llaman “Feria del Toro”. ¿Dónde si no? Y le tocó a Gómez Escorial, un torero al que tras este gesto, a buen seguro, se le va a mirar con otros ojos. Para empezar, con un bien ganado respeto, gracias a su mayúsculo valor. Porque hace falta tenerlos “bien puestos” para, después de una faena de mérito pero de poca conexión con el tendido y con un toro desrazado y a la defensiva en el último tercio, ejecutar, a matar o morir, la suerte suprema al descubierto. Salió milagrosamente ileso del cara o cruz, con una paliza de impresión, pero sin cornada. Y, lo que es peor, sin oreja, por tener que utilizar el descabello. esta vez, en una feria con poco criterio presidencial, no se hizo justicia a un torero que, sólo por ello, mereció salir de la plaza con los honores de un heróe de guerra”.

(DIARIO DE NAVARRA,) se hace eco de la reseña de la corrida y de la gesta del torero. En el cuál Ángel G. Escorial comenta con un sabor agridulce”: Creo que he hecho todo lo que he podido, pero los toros han resultado complicados. Venía a por un éxito fuerte y no lo he conseguido”., pero me siento satisfecho porque creo que lo he dado todo”.

(EL MUNDO,) 14 de Julio de 2003. Javier Villán tildó de insensatez y bobada la decisión de nuestro torero de entrar a matar sin muleta, al descubierto. Sin comentarios.

El ‘Loco Galán’, rey de la muerte al descubierto, Pero el ‘rey’ de tan singular y arriesgada suerte de matar los toros, fue el cordobés -malagueño de adopción- Antonio José Galán, quien lo hizo a menudo hasta su retirada de los ruedos en 1992, sobre todo en Pamplona.

antonio_jose_glan_jim_hollander

Antonio José Galán, al descubierto, Miura, Pamplona……

(Miguel Angel Coronado, “El Choni”). Ya hace trece años que años que Antonio José Galán murió en un accidente de circulación, este comentario quiero que sea mi homenaje al amigo, torero y paisano de mi progenitor, (Antonio Coronado, “Er Niño”, crítico taurino), también fallecido.

Esta foto es de julio de 1973 y esto que sucedió lo viví en “primerísima” persona . Ultimo día de mis “sanfermines” como soltero, me casaba al mes siguiente..Igual que todos las tardes de corrida con mis amigos/as de la peña Oberena veíamos desde el tendido 7 la corrida, día de celebración particular y de limpieza de la despensa, todo estaba en contra, ademas no acompaño “bartolo”, sino todo lo contrario, nubes y presagio de lluvia. La corrida transcurrió sin mucha importancia, los miuras grandes y poco colaboradores hacían que la corrida transcurriera sin nada que resaltar.      De repente se cierra el cielo y cae una tormenta de truenos y agua, todo a la vez, que hace que cambie la escena totalmente. Carreras, salidas precipitadas de la plaza, excepto los del 7 que teníamos un espectáculo impresionante delante. Todos nos fijamos  en un torero, José Antonio Galán; En el ruedo embarrado, que no le importa nada de lo que ocurre, que tira la muleta, se perfila al descubierto y entre gritos y agua (fijaros en la foto los de barrera con impermeables y paraguas, y muchos sin nada…) le sacude una estocada al miura. saliendo por los cuartos traseros rebotado.

Yo no recuerdo nada igual, los que se iban, ante el clamor volvían y preguntaban ¿QUE HA PASADO? , nada, que ha ganao er Betis, por haberte ido….no perdí detalle de lo acontecido, ya por esas fechas me las daba de aficionado y me esperaba que tendría que explicar muchas veces lo que había ocurrido allí. Esto no acabo aquí, tan alborotao estaba que inicie una peregrinación/manifestación, con todo el que me quiso seguir (que no fueron pocos), y al grito de  “al hotel” “al hotel” ¡¡que es amigo de mi padre (apostillaba…)¡¡  nos dirigimos a la recepción del Hotel Yoldi, entrando en tropel en la recepción y causando un griterío que no se como no acabo en el “trullo”. Ya más calmados me aseguraron que trasmitirían al torero nuestras felicitaciones, pero que imposible que subiéramos a verlo a la habitación. Bueno, despedí el “duelo” no sin alguna queja, y los más allegado pasamos al bar a seguir con mí celebración.

Miguel Angel Coronado

Author: Miguel Angel Coronado

Aficionado práctico por herencia. El Choni.

Share This Post On

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This