icono-sumario ¿Qué intelectual, que político va a desear conocer una fiesta que no es del pueblo?

icono-sumario Por esa razón por mucho que nos den amparo legal y constitucional nos seguirán prohibiendo.

‘Expulsados’12/06/2015 15:31

inter

El Cordobés en Pamplona I ARCHIVO

(Nota de la redacción) Esta foto es del fotógrafo pamplones JUAN GOMEZ  del año 1965 ) linea-punteada-firma1

C.R.V. > Madridlinea-pie-fotos-noticias

 

65733

Hemos expulsado de las plazas a los públicos que hicieron mitos de Joselito y Belmonte. A los que encumbraron a Manolete, a los que hicieronhistoria de la figura de Manuel Benítez. Hemos expulsado de las plazas al sol, al pueblo, a los no pudientes. Hemos creado una fiesta pija, apta para ricos o similar, de sensibilidades elitistas cribadas por el euro y no por las pasiones. Muchas veces me he preguntado la razón por la que intelectuales y artistas españoles e internacionales, en épocas muy jodidas de España, como en la República de preguerra, la mayoría de izquierda, se apegaban tanto al mundo de los toros.

Porque iban donde iba el pueblo. La gente. Porque el toreo era entonces más cultura popular que ahora, una fiesta de pana, de boina, un lugar de posibilidades, un espejo de la sociedad. Desde los ochenta, cuando se hizo lafiesta de las especulaciones, y tras los años 90, con la fiesta del ladrillo, subieron tanto los pliegos, las rentas, los honorarios, que el toreo se convirtió en una mera transacción económica para la que no estaba organizado. No tenía ni tuvo estructura o modelo organizativo. Por eso no le importó que el publico menos pudiente, el mas apegado y apasionado, se fuera. Se fue porque no podía pagar.

Se fue porque se le hizo extraña una fiesta de relación social, de etiqueta al aire libre, de precios desorbitados, muy ordenada para el clavel, muy de partidarios de toreros, de escaso número. Una endogamia que se encuentra 15 0 20 tardes al año en barreras, tendidos y recepciones de hoteles. Pequeña tribu que sustituyó a la gran masa que suspiraba, reía, lloraba, se movilizaba por uno u otro torero. Esa gente no está, la expulsamos.La fiesta se fue del día a día del pueblo, del día a día de la prensa, del día a día de las tertulias, de la panadería y del bar y del autobús.

Y ¿Qué intelectual, que político apegado a lo social, que líder popular va a desear conocer una fiesta que no es del pueblo. Que no es capaz de movilizar a masas en la calle, que se contenta con redes sociales contadas por centenares o miles, mientras que otros espectáculos y acciones nuevas se miden en decenas de millones. Ninguno. ¿Por qué habrían de sentir interés?.Toda cultura que no está en el pueblo, no es cultura culta. No podemos ser como los marchantes de arte que dicen que sus cuadros de a millón de euros son cultura. Mentira. Es mercado, negocio. Cultura que no facilite el acceso a las gentes y que no tenga calado en la pasión popular, no es cultura.

Por esa razón, por mucho que se nos ayude con leyes de Patrimonio Cultural, por mucho que nos den amparo legal y constitucional, nos seguirán prohibiendo. Porque socialmente somos una minoría endogámica reiterada alejada de los deseos de la sociedad actual, de la que escuchamos crujir sus huesos en esta profunda transformación. Una transformación que se está produciendo ya en la nueva política de pactos de izquierda en la que, supuestamente, salimos perdiendo. Pactos legítimos, cuidado.

Pactos que no nos tienen en cuenta por que el pueblo, la gente, no nos tiene en cuenta. No por odio o cerrazón, sino porque se nos ve como se nos ve. Tengamos memoria, pues hasta no hace tanto los poetas mas sensibles, internacionales, leídos, lúcidos, los intelectuales, participaban de toros. De izquiedras, incluso o sobre todo del Partido Comunista, comoRafael Alberti. García Lorca por poner dos ejemplos. Estaban al lado del toro porque la sensibilidad popular, la cultura popular estaba en los toros. Ramón Tamames, otro histórico del PCE , hablaba de toros, cultura y pueblo. Y, pregunto: ¿Podemos no mama de las senbilidades de Alberti, Lorca,Tamames? ¿Alguien se ha acercado a ellos para comenzar a conocerse? No. Nadie es capaz de explicar el toreo y su cultura quien no la sabe. Este es el epectáculo mas culto, dirigido y protagonizado por las gentes menos cultivadas, sin preparación intelectual, sin formación sensible alguna.

¿Podemos recuperar eso? ¿Somos conscientes de que o recuperamos la calle, el barrio, el pueblo, las gentes o estamos , condenados a ser una especie de club de la lucha de élites?. Ese es el trabajo que no se hace. No se hace porque no hay en todo el panorama taurino un solo taurino capaz de hacerlo. Afirmación directa, veraz, constatable y contrastada. De los actuales, alguno siente inquietudes en este sentido, pero muy pocos y sin medios. Los demás, por no ver no ven nada, no están preparados para otra cosa que su cuenta corriente. Un día, si quieren hacemos una lista. Nombre a nombre. No hay problema.

Somos todos tan vecinos en una finca tan chica, que nos conocemos todos.