El toreo de siempre

El toreo hilo de las tablas

“La forma de portarse del torero es lo que le da valor a la Fiesta. Por bueno que sea el toro, si el torero en una nulidad no hay interes” 

Por Fermin González.

No creo en la decadencia del toreo, del verdadero toreo se entiende; es decir, de la que debe ser manera de torear, aparte la personalidad de cada diestro. Un buen torero de hoy no desmerece en el recuerdo de un buen torero de ayer, si responde a lo que debe ser la lidia de un toro, salvando, claro está sus valores individuales, que son realmente los que destacan y singularizan al hombre como cultivador del arte de hacer ese toreo suyo, por ser él quien lo expresa, lo realiza y le da efectividad como artista.

Evidentemente, que las condiciones de los toros han cambiado, pero el toreo con honradez, riesgo y conocimiento del oficio, puede resultar tan digno y meritorio como lo fuera ayer.

Ahora bien; al abundar en lo que el arte taurino debe ser, habida cuenta que el toro es el eje principal de la fiesta – no lo olvidemos-. hemos de reconocer el imperativo artístico, que debe dedicársele a su lidia. ¡Por qué, cuando un buen torero aparece como tal, revela y une sus cualidades de arte personal – (personalísimo si se quiere) – a las exigencias que el toro pide en cada ocasión, debe entenderse que esto, y no otra cosa, es lo que califica verdaderamente a un diestro! ¡Que, hoy los tiempos son otros y, otros los toros y los toreros! ¡Si!…

Pero el buen arte de torear, no es de ayer y de ahora, ni lo será de mañana, sino de siempre. Ocurre, que tal vez a la reducción que se llego en los últimos años en cuanto a la casta, fiereza y poder del toro de lidia, y sobre todo la exquisita selección que se ha logrado, en orden a la nobleza, suavidad y franqueza de su embestida, ha hecho posible un toreo a distancia inverosímil, logrando con todo ello, que el toro apenas enganche la muleta, y se entregue más humillado en el engaño. Por el contrario se han suprimido del espectáculo, el aspecto de lucha, dominio y poderío que la lidia del bronco, encastado repetidor de embestidas y difícil, que hacia resaltar, las condiciones del espada.Y tales factores, han convertido al torero lidiador en artista, de aquel, que en su plenitud lidiadora llamábamos Maestro, al protagonista de bellos desplantes.

A ello, ha contribuido un público nuevo de marcado carácter, sentimental, delicado incluso exhibicionista, pero de preparación y psicología bien distinta, a aquel que, asistía tradicionalmente a la grada para exigir las suertes cruciales y la integridad del toro. Lamentablemente hoy acude a las plazas, una muchedumbre, que aplude con frenesí, el adorno, las posturas, lo fingido, lo adulterado y el oropel. Y en esas estamos.

– See more at: http://salamancartvaldia.es/not/80167/toreo-de-siempre/#sthash.5ixWtpVG.dpuf

Redacción

Author: Redacción

Share This Post On

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This