El Juli o el éxtasis de la vida

FERIA DE SAN FERNANDO

  • El madrileño corta siete orejas y un rabo, indulta al quinto y sale a hombros en su gesto benéfico a favor de los niños con cáncer con una extraordinaria corrida de toros de Domingo Hernández y Garcigrande

Fotos: El Juli da una vuelta al ruedo acompañado de varios niños enfermos de cáncer. ALFONSO BLANCO CRIADO
LUCAS PÉREZ, El Mundo – Cáceres

Casi seis años llevaba El Juli sin anunciarse en solitario. Francia había tenido el último privilegio. Pero el motivo, ayer, era razón de peso para volver a hacerlo. Entregando su alma desde el paseíllo por una buena causa. “Si un niño salva su vida, habrá valido la pena”, dijo El Juli en la presentación del gesto frente a seis toros que le anunciaba en Cáceres a favor de la Asociación de Oncohematología Infantil y la Federación de Padres con Niños con Cáncer.

Y vaya si valió la pena. Por la entrada con los tendidos llenos, por la recaudación benéfica, por la rotundidad del triunfo y por la repercusión de la gesta gracias al regreso de las cámaras de TVEa los toros en directo casi dos años después, seguro que los deseos del madrileño se quedaron cortos. Y muchos saldrán adelante frente al toro más difícil de su corta existencia. Ojalá. Porque la Fiesta, una vez más, dio un paso al frente en favor de los más necesitados.

La tarde tuvo en el quinto su cénit. Precioso el colorado, bravísimo ‘Fantasma’, que partió las tablas remando de salida y derribó en el caballo empujando antes de galopar alegre al quite por zapopinas/lopecinas que puso en pie a los tendidos. No dudó Julián en viajar en el tiempo y coger los palos para dejar un tercer par espectacular de poder a poder. Todo antes de convertir la plaza en un manicomio gracias a un éxtasis de toreo con tandas poderosas y otras que dejaron ver a la mejor versión de Julián. Abandonado, vertical, profundo y soñando el toreo. Así sí. Toreando al cáncer. Abrazando a la vida. Bien por Julián y bien por la Fiesta. La apoteosis a los ojos de toda España. Y los máximos trofeos paseados entre un alboroto sin precedentes en Cáceres. Y en el recuerdo la última retransmisión de Televisión Española en 2013 en Mérida, con Talavante también como único espada, con la misma empresa, y con otro indulto, el de ‘Taco’ de Zalduendo, entre toreo y alboroto.

Si tendría claro Juli que indultaba ayer a ‘Fantasma’ que apenas soltó la espada simulada. Y la primera petición de perdón de vida se convirtió en clamor general a la que el presidente no pudo resistirse. Pañuelo naranja y fiesta general.

Al margen de esta cumbre, ayer no era día de analizar faenas. Ni matices. Ni nada. Ayer fue tarde para disfrutar de principio a fin. Para grabarla en vídeo y ponerla en las escuelas como ejemplo del toreo total. Y como ejemplo también de gestión de una plaza que hace apenas cuatro años se despeñaba hacia el abismo con la imagen de los tendidos vacíos y un coche policial en el centro del ruedo para suspender un festejo. Ruinas y bochornos olvidados, Lances de Futuro ha devuelto la ilusión a los extremeños a base de trabajo, trabajo y trabajo. Y una buena dosis de ilusión.

Ilusión y ambición. Eso es lo que le sobró a Juli desde los faroles de capote a su primero al desplante descarado en el epílogo del sexto bis como gesto del deber cumplido. Todo pasando por una exhibición de quites. Cordobinas, chicuelinas, verónicas, delantales, caleserinas… De todo le dejó hacer el corridón de toros de Justo Hernández. Como también desplegar su toreo más encajado, espatarrado y enfibrado, alargando los muletazos hasta la eternidad y más allá.

De nada faltó. Ni los brindis al público, ni a Borja Prado y su mujer, ni a José Garrido como guiño al futuro, ni al empresario José María Garzón ni, cómo no, a los niños enfermos de cáncer que le acompañaron en la salida a hombros final y que fueron y serán siempre la razón de este y todos los gestos que vengan por delante. Un gesto, una gesta, en la que El Juli entregó su vida a cambio de otras. Mereció la pena, Julián.

FICHA DEL FESTEJO

  • Plaza de toros Era de los Mártires. Domingo, 31 de mayo de 2015. Última de Feria. Lleno. Toros de Domingo Hernández yGarcigrande, bien presentados y de gran juego; el 5º, extraordinario, de nombre ‘Fantasma’, fue indultado; también destacaron 2º, 4º y 6º; de menos clase el 3º y agarrado al piso pero noble el 1º.
  • El Juli, de azul marino y plata. Estocada trasera (oreja). En el segundo, estocada trasera (dos orejas). En el tercero, pinchazo y estocada trasera y caída (ovación). En el cuarto, pinchazo, media y descabello (oreja). En el quinto, dos orejas y rabo simbólicas. En el sexto bis, estocada en el sótano y gran estocada (oreja). Salió a hombros con el mayoral de la ganadería.
  • http://www.elmundo.es/cultura/2015/05/31/556b798ee2704e3e568b4575.html
Redacción

Author: Redacción

Share This Post On

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This