Corridón de Jandilla y un toro excepcional

CORRIDAS GENERALES DE BILBAO

  • Una oreja para El Cid por los mejores muletazos y otra a Garrido por su entrega

CARLOS ILIÁN. BILBAO 25/08/15 – 21:46.
  • Corridón de Jandilla y un toro excepcional
PLAZA DE VISTA ALEGRE. CUARTA CORRIDA. MEDIA ENTRADA.

Toros: JANDILLA (8), de serias hechuras y gran juego, bravos , excepto 2º y 6º. Al cuarto se le dio la vuelta al ruedo.

Toreros
JUAN JOSÉ PADILLA (4), de grana y oro. Estocada y dos descabellos (saludos). Metisaca en los bajos y bajonazo (vuelta con protestas).
EL CID (6), de azul noche y oro. Estocada trasera y caída (silencio). Estocada. Un aviso (una oreja).
JOSÉ GARRIDO (6), de frambuesa y oro. Estocada desprendida (una oreja). Bajonazo (palmas).

Borja Domecq ha enviado a Bilbao una corrida de nota. Así se viene a esta plaza. Seriedad indiscutible en todos los toros, aunque el segundo bajara algo y, lo más importante, una corrida brava en conjunto, de juego sensacional, especialmente los toros lidiados en 3º,4º y 5º lugar, con premio de vuelta al ruedo para ese Ferretero, el cuarto, un dechado de clase y bravura. Por poner algún reparo el primero fue excesivamente dulce y el segundo rayando en la invalidez. El sexto se paró en la muleta pero se había roto de empujar en varas.

Con este lujo de corrida nadie fue capaz de cortar dos orejas a un toro. Y resulta clamoroso el caso de Juan José Padilla con el lote de la tarde al que acribilló a muletazos en torrente, como trabajando a destajo, arruinando la clase de ambos toros especialmente de Ferretero. Para colmó tuvo la osadía de darse una vuelta al ruedo entre oprotestas después de que a su toro lo premiaran con una vuelta aclamada. Hombre, Padilla, usted es una veterano muy curtido y no debe caer en estas vergonzantes actitudes

El Cid que hace exactamente ocho años tocó el cielo con los victorinos aquí en Bilbao, cuajó dos tandas con la mano izquierda en el quinto, desempolvando medallas y recordando los buenos tiempos. Fueron los mejores muletazos de la tarde pero escasos porque en conjunto estuvo por debajo del toro. Pero la estocada en todo lo alto y esos momentos de calidad reseñados bastaron para que cortara una oreja que le debe saber a gloria

José Garrido fue obligado a saludar después del paseillo en recuerdo a su gran actuación del año pasado enel día que se encerró con seis novillos. Ayer tragó de verdad en el encastado tercero al que cortó la oreja y dejó en claro ese caracter de torero entregado. El sexto, queda dicho, se fundió en varas y lo acusó en la muleta.

Redacción

Author: Redacción

Share This Post On

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This